jueves, 2 de octubre de 2008

Vuelven a funcionar las máquinas electoreras

Antes que todo les pido disculpas por hablar otra vez de política, por no ser ese el objetivo principal de este blog, y porque hablar de ello suele ser sinónimo de opiniones encontradas, calurosos debates, ideologías opuestas, “meterse en la boca del lobo”, entre otras cosas. Por el gran cariño que le tengo a mi país, y viendo la situación en que se encuentra actualmente, tanto a nivel político como social, me veo en la casi penosa necesidad de emitir mi opinión al respecto, refiriéndome en esta ocasión al panorama que empieza a tomar forma con mira a las elecciones del año 2011. Ni siquiera se ha cumplido un año del actual gobierno y ya se observa a ciertos personajes echando a andar sus máquinas electoreras, conocidas también con el eufemismo de “partidos políticos”. Como bien lo menciona el artículo “Políticos empiezan a reunir fuerzas”, publicado por Prensa Libre (14/09/2008, páginas 4 y 5), la corrupción galopante en el Congreso y la falta de institucionalidad de las agrupaciones políticas ha motivado a algunas figuras, muchas de ellas muy conocidas, a comenzar por juntar gente, buscar alianzas y hacer toda clase de piruetas con el fin de prepararse para la próxima campaña electoral, que no debiera empezar sino hasta mediados de 2011.

Pero no es precisamente sobre el contenido del artículo lo que pienso discutir, ya que este es muy claro y completo, sino del hecho de poder comprobar con mis propios ojos de que en verdad las referidas máquinas electoreras ya se han empezado a aceitar. Me encontraba ocupando parte de mi tiempo de ocio en Internet en revisar mi perfil de Facebook, cuando vi que en la parte lateral derecha del sitio había un anuncio que decía: “Los Buenos Somos Más (...). Guatemala va a cambiar, Guatemala va a ser diferente”. Hice clic en él y me dirigió a un perfil político, siempre en Facebook, en cuyo primer plano aparece el rostro de “niño que no rompe un plato” de Alejandro Giammattei, y abajo una descripción del movimiento: “una formación política de Centro (...), con carácter progresista al servicio de los intereses de Guatemala (...)”.

Volviendo atrás a mi perfil, me fijé que en la parte inferior del anuncio había dos enlaces en los que podía aprobar o reprobar el anuncio según mi opinión. No dudé ni un instante en reprobarlo y calificarlo de engañoso. ¿Por qué? No es por echarle tierra a Giammattei, pero hay que recordar que él decidió, después de que la Gana se dividiera en dos, quedarse en el bando donde lamentablemente están los miembros que tanto yo como cualquier persona con una pizca de sentido común no los llamaría “buenos”, como por ejemplo los tres diputados que viajaron a París con dinero del pueblo, valiéndose de una invitación falsa, supuestamente emitida por una institución europea (Waldemar Barillas, Virna López y Jaime Martínez), y ni hablar de la “imagen” de Jorge Méndez Herbruger; suficiente información sobre este y otros asuntos ha salido ya en reconocidos medios de comunicación de nuestro país. Este antecedente se contradice con los valores que, según se menciona también en el perfil, los inspiran: “la libertad, la democracia, la tolerancia, la ética, la caridad y el humanismo cristiano”. Y para terminarla de amolar, a dos semanas de haber descalificado el anuncio, en Facebook me vuelven a mostrar propaganda de este movimiento político, lo cual me molestó y que por lo mismo volví a descalificar.



La política en nuestro país sigue estando patas arriba, sin que se mire por dónde empezar a cambiar; tal parece que en 2011 vamos a volver a ver papeletas similares a un cartón de lotería, pero bueno, los dejo con esta que es mi muy humilde opinión (la opinión de un ciudadano “de a pie”) y con algunos pantallazos del ardid publicitario, no quiero extenderme más con este tema, no vaya a ser que se me aparezcan por allí los “dinosaurios de la opresión”.

Como bien dice el refrán: “No por mucho madrugar, amanece más temprano”.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La politica es algo complicado (lastimosamente) en paises como el nuestro, en donde la mara hace lo que quiere gracias a un sistema de justicia mediocre, falso y corrupto. Sino mira lo que acaba de suceder con el caso portiyo (sí, con el horror ortografico como muestra de repudio y no le antepongo el alto cargo publico que tuvo en un tiempo, por respeto a nuestro país), porque cuando lo acusaron salio huyendo 'el que nada debe nada teme', ahora cuando el gobierno mexicano lo iba a extraditar, mejor decidio entregarse, pues si lo hubieran extraditado ahí si hubiera venido derechito a la cárcel.
Y mas ridiculo el pago de fianza que le impusieron, pagar eso en relación a lo que se le acusa de haber desviado/robado, mejor no le hubieran cobrado nada. Pues esa fianza es eso mismo, NADA ante todo el robo que le hizo a la población guatemalteca.
Creo que me desvie un poco del tema, pero es que sin paja como dijo maco un día "esto me emputece" (perdón, porque se que no hablas obsenidades, pero... disculpame), a tal punto que en ocsasiones me gustaría poder tomar un cargo publico e ir a poner orden en todo ese relajo que se tiene (deplano, no ha de ser fácil, pero haria todo lo posible mano).
Mejor me voy mano, no vaya a ser que me de un derrame...
jajaja
System.out;
ORALE!!!

gersoft dijo...

@neobrr: Tenés razón, a mí también me molesta la basura de clase política que tenemos en Guate, donde los políticos sólo velan por sus propios intereses y los intereses de sectores que mucho daño le han hecho a nuestro país, como los militares, la oligarquía, el crimen organizado, los ex-guerrilleros y los vendepatrias (sí, aquí no se salva ni la "izquierda" ni la "derecha").